SHARE

James Bridle realizó un experimento en el cual se diseñó una trampa para carros que cuenten con la funcionalidad de conducción autónoma en el cual realizo un círculo de sal y después una línea punteada.

El resultado fue hacer que el carro se detuviera y no pudiera salir del círculo.
Esto nos hace ver que no importa qué tan avanzada esté la tecnología, esto les presenta un problema más a las empresas que están trabajando en esta tecnología, ¿qué hacer en este tipo de casos?